Carlos III y El Retiro


Carlos III
 

Tras la muerte de Fernando VI, en 1759, el trono español recae en su hermano Carlos III, hasta entonces rey de Nápoles y Sicilia. El nuevo rey ilustrado y amante de la ciencia acometió importantes reformas en los terrenos del Buen Retiro, relacionadas todas ellas con la Ciencia y el Arte.



El nuevo rey llevó a cabo una de las más importantes reformas urbanísticas de Madrid en torno al del Buen Retiro, creando un espacio digno de transición entre la ciudad y el Real Sitio, convirtiendo el Prado Viejo en un paseo ornado con fuentes y alineaciones de árboles. El Salón del Prado, como se llamó el proyecto en el que intervinieron los arquitectos José de Hermosilla y Ventura Rodríguez, incluía las fuentes de Cibeles, Apolo, Neptuno, las Cuatro Fuentes y la Fuente de la Alcachofa. Esta última la encontramos hoy en el ángulo sureste del Estanque Grande.

También mandó edificar Carlos III uno de los más emblemáticos monumentos de Madrid, la Puerta de Alcalá, que estaba entonces adosada a las tapias del conjunto palaciego del Retiro, pero lo más importante fue la construcción de tres grandes conjuntos dedicados a la Ciencia en los terrenos del palacio y que en la actualidad han quedado fuera del recinto del parque: el Gabinete de Historia Natural (hoy Museo del Prado), el Real Jardín Botánico y el Observatorio Astronómico.

Museo del Prado. Antiguo Gabinete de Ciencias Naturales.

La Puerta Real del Botánico, de Sabatini, y, sobre todo, el Observatorio Astronómico, de Villanueva, son, sin duda, los más notables ejemplos de la arquitectura neoclásica en Madrid. Otra importante intervención de Carlos III la constituye la desaparecida Real Fábrica de Porcelanas del Buen Retiro, que se levantó en el mismo lugar que había ocupado la ermita de San Antonio de los Portugueses y donde hoy se encuentra el Ángel Caído. La fórmula de la porcelana constituía en el siglo XVIII un secreto de Estado y Carlos III lo introdujo en España, desmontando la fábrica de Capodimonte de Nápoles, de donde trajo artífices, maquinaria y materiales. La porcelana del Buen Retiro gozó de merecido renombre y en su corta historia (desapareció en la guerra de la Independencia) produjo notables obras, muy apreciadas hoy por museos y coleccionistas.
           
La Real Fábrica de Porcelanas se encontraba emplazada donde hoy se encuentra el Ángel Caído de Ricardo Bellver.









No hay comentarios: