El Retiro a lo largo del siglo XX


Monumento dedicado al rey Alfonso XII.

El Retiro entra en el siglo XX en 1902, con la colocación de la primera piedra del monumento a Alfonso XII, acto presidido por el hijo póstumo del homenajeado y que estuvo revestido de gran pompa por ser el primer acto oficial de Alfonso XIII como rey.

El monumento comenzó a construirse por encargo de la viuda de Alfonso XII, María Cristina de Habsburgo. Tras su inauguración, en 1922, se convirtió en el conjunto escultórico más importante del Retiro y en uno de los más emblemáticos de Madrid. Fue proyectado por el arquitecto José Grases Riera y trabajaron en su realización los escultores más prestigiosos de la época; entre ellos, José Clará, Miguel Blay, Aniceto Marinas, Collaut Valera y Mariano Benlliure, que ejecutó la estatua ecuestre de Alfonso XII para coronar el eje central del conjunto monumental.

La intención de glorificar al monarca determinó la ideación de un programa escultórico, cuajado de figuras alegóricas que revisten el monumento, para mostrar a Alfonso XII como pacificador y benefactor de España. Desde esta elogiosa perspectiva, trata de hacerse patente el establecimiento definitivo de la paz tras las Guerras Carlistas y la llegada del progreso, atribuidos ambos logros a Alfonso XII, al que además se le presenta como protector de las artes y las ciencias. 



En 1907 se edificó en la Chopera el Pabellón de Industrias Madrileñas, que desapareció poco tiempo después; y en el llamado Jardín de Recreo, situado en el lado norte del parque se levantaron un Kiosco de Música y un teatro de estilo modernista, ya desaparecido.

Cecilio Rodríguez, jardinero mayor del Ayuntamiento, arregló en 1921 la Casa de Fieras, que años después tras su desaparición en los años 70, fue acondicionada como jardín por Herrero Palacios. Rodríguez diseñó una Rosaleda en 1915 alrededor de un invernadero cedido por el marqués de Salamanca en el siglo XIX. También ejecutó unos jardines que hoy llevan su nombre, en la parte oeste. En ellos se mezclan zonas verdes y otras enlosadas, donde se situaron unas pérgolas que le dan un marcado carácter arquitectónico.


Antigua Casa de Fieras. Actuales jardines de Herrero Palacios.

ano Bécquer.
El jardín más moderno dentro del Retiro es el Bosque del Recuerdo, inaugurado en 2005, como homenaje a todas las víctimas del terrorismo y realizado a partir del atentado del 11 de marzo de 2004. Cada uno de los olivos y cipreses plantados en la colina artificial representa a una de las ciento noventa y dos personas que perdieron la vida en aquella fecha.

Bosque del Recuerdo


En el siglo XX el parque se llena de esculturas conmemorativas, placas y monumentos dedicados a personajes ilustres de la política, la ciencia y el arte. Pedro Ponce de León (inventor del lenguaje de signos para los sordomudos), Ramón y Cajal, Benito Pérez Galdós, esculpido por Victorio Macho, el general Martínez Campos, obra de Mariano Benlliure, el compositor Ruperto Chapí, Ramón de Campoamor realizado por Collaut-Valera, Jacinto Benavente y Luis de Góngora son sólo algunos de las casi cincuenta celebridades que habría que situar dentro de un conjunto aproximado de ciento veinte escultura diseminadas por el parque a modo de bosque de estatuas que conferirán al Retiro un gran valor artístico.

Escultura conmemorativa de Benito Pérez Galdós realizada por Victorio Macho en 1919






En



5


5El

No hay comentarios: