Las reformas de Felipe V y Fernando VI: los primeros Borbones

Felipe V

Cuando muere Carlos II sin descendencia, le sucede en el trono Felipe V, el primer rey Borbón español. El nuevo rey, nieto de Luis XIV y criado entre los lujos de Versalles, no encontró de su agrado las residencias reales de Madrid y en 1711 encargó al arquitecto francés Robert de Cotte diseños para transformar el Palacio y los jardines del Buen Retiro en un enorme conjunto a la moda francesa.


Fruto de este trabajo resultaron dos proyectos, que no se llegaron a ejecutar por los enormes costes que suponían y porque el rey descubrió en el entorno de los bosques de Valsaín un lugar ideal para levantar su residencia de verano, el nuevo Real Sitio de La Granja de San Ildefonso. 

Proyecto de Robert de Cotte para la ampliación del conjunto palaciego del Buen Retiro.



En los planos de de Cotte se muestra un nuevo palacio clásico barroco conectado al palacio previo de los Austrias, flanqueado por amplios jardines, cuyos límites vendrían a coincidir con la actual Puerta de Alcalá por el norte, y la glorieta de Atocha en su proyección hacia el sur. No obstante, en los terrenos situados frente al Salón de Baile (actual Casón del Buen Retiro) se llevó a cabo la realización de un jardín francés, que hoy conocemos como el Parterre, uno de los jardines más destacados del Retiro, que aún se mantiene fiel a los principios estéticos de la jardinería francesa cortesana desde los que fue ideado: presentándose como un jardín geométrico, organizado desde una concepción racionalista y teatral, con el fin de subrayar al monarca con solemnidad barroca, entre árboles y arbustos esculpidos: setos de boj haciendo arabescos, laureles con formas cónicas y cipreses muy alejados de su forma natural. 

Jardín del Parterre
    

Durante el reinado de Felipe V el viejo Alcázar de Madrid fue destruido por un incendio, lo que provocó que la familia real tuviese que trasladar su residencia al Palacio del Buen Retiro, donde residieron los monarcas españoles hasta la finalización de la nueva obra del Palacio Real,que no fue habitado hasta 1764.



Felipe V y su sucesor Fernando VI iniciaron entonces un programa de reformas en las estancias reales del Palacio del Retiro, entre las que destacó la restauración del viejo teatro del Coliseo, que acogería los conciertos del mítico Carlos Broschi, “el castrato”, más conocido por el nombre de “Farinelli”. El propio Broschi colaboró en el proyecto de ampliación del Coliseo y permaneció en el Retiro hasta el inicio del reinado de Carlos III, quien emprendería las reformas más importantes de la época.

No hay comentarios: