El Retiro Literario



El Retiro literario es un paseo que pretende poner de manifiesto las relaciones de la literatura con el parque. Relaciones que se hacen evidentes desde el mismo momento de su fundación, en pleno Siglo de Oro de las letras hispánicas.


El Buen Retiro surge a mediados del siglo XVII con el fin de proporcionar al rey Felipe IV un lugar de recreo y diversión y, puesto que entre las principales aficiones del monarca se encontraba el teatro, el Retiro se convirtió en un magnífico escenario para las obras de Calderón de la Barca, Vélez de Guevara, Moreto y otros muchos nombres de nuestro teatro clásico. Dramas y comedias se representaban en los patios y salones del palacio, en los jardines, en el Estanque Grande o en las ermitas. Incluso se llegó a construir un teatro permanente en el recinto, que con el nombre de Real Coliseo, estuvo dotado con las últimas innovaciones técnicas.

La construcción del Retiro dio motivo también a las plumas de los mejores poetas, que firmaron alabanzas del palacio y los jardines o, que de forma anónima, hicieron circular versos en los que se criticaba el dispendio y el excesivo lujo en tiempos de guerra y crisis.


Pasado el tiempo en que fuera un dominio real, convertido en parque público desde 1868, el Retiro mantuvo el interés de los escritores y los novelistas y poetas de los siglos XIX y XX retrataron con fidelidad los ambientes y personajes que han venido poblando los jardines hasta nuestros días.

Por otra parte, el paseo recorre el parque haciendo paradas en algunos monumentos dedicados a escritores, con que el Retiro ha devuelto el homenaje a las letras. Jacinto Benavente o Benito Pérez Galdós, obras ambas de Victorio Macho, son algunas de ellas.


Por último, el Retiro literario pretende también poner de manifiesto las relaciones entre la naturaleza y el arte poético y es que la naturaleza quizás sólo sea aventajada por el sentimiento amoroso en cuanto a fuente inspiradora de poesía. Entre la frondosa arboleda y el continuo trino de los pájaros del Jardín de los Planteles, no es difícil sentir los lazos que unen a la lírica con la naturaleza. Beatus ille…








No hay comentarios: