Un jardín para el futuro

El Retiro ha sido, buena  parte de  sus 400 años, un lugar privado, un jardín de la monarquía. Pero, por otro lado, es también un parque público desde 1868, lo que requiere de una gestión compleja para este espacio: considerando, a la vez, las necesidades de conservación del patrimonio histórico y las de los usos propios y cambiantes de un parque público de referencia.
Los distintos usos que se dan en el parque guardan una estrecha relación con su gestión. Esta requiere de una normativa, y una planificación a largo, medio y corto plazo que afecta a la diversidad y evolución de los usos del parque. Asimismo los usos van transformándose o van surgiendo nuevas necesidades y usuarios que demandan nuevos cambios en la gestión.


El conocimiento de todos estos aspectos por parte de los usuarios es clave en el desarrollo de un proceso continuo de participación colectiva y de identificación con un espacio público de peculiares características .

No hay comentarios: